MANEJANDO LA DEAMBULACIÓN EN TRES PASOS

Updated: Aug 13, 2019


Imagina que repentinamente empiezas a caminar de manera excesiva y sin ningún rumbo o sin motivo alguno. A esta conducta se le conoce como La Deambulación, y es una problemática en personas con demencia, dado que se desarrolla en momentos o lugares inadecuados, los cuales aumentan los riesgos de caídas, intentos de escape de la casa, o contribuya a que la persona no duerma bien.


La deambulación es un comportamiento que se presenta por diferentes razones, una de ellas es la pérdida de memoria, la desorientación, el aislamiento o aburrimiento, y la falta de estimulación o deterioro físico.


Para manejar la deambulación se recomienda lo siguiente:


  1.  Te recomendamos construir un espacio seguro, en el cual se eliminen barreras que impidan la deambulación, asegura una luz adecuada y aísla los ruidos fuertes o desconocidos para la persona. Sumado a ello, mantén la puerta principal cerrada para evitar que la persona salga sola de la casa y aumente el riesgo de perderse.

  2. Genera en él rutinas y orden. Es importante que tu adulto mayor mantenga una rutina de tareas o actividades que le permite orientarse y aumentar sentimientos de seguridad.

  3. Es importante asegurar que la persona que deambula esté identificado, idealmente la persona no debe salir sola, pero en el caso de que lo haga, puede contar con un GPS o es importante que se identifique, indique que presenta un trastorno de memoria y tenga un número de contacto.


Es importante que el círculo social de la persona sepa de su condición y su tendencia a deambular, así puedes tratar de evitar que se pierda.