LOS 5 ELEMENTOS

Updated: Aug 20, 2019



Desde la medicina tradicional china se habla de una teoría filosófica sobre el funcionamiento de la vida y los fenómenos naturales, a esta teoría se le llama la Ley de los 5 elementos. Estos elementos son: la madera, el fuego, la tierra, el metal y el agua.


Desde la medicina alternativa china, se trabajan estos elementos o reinos como otros lo llaman, para atraer bienestar y equilibrio a la persona. A continuación, conocerás cómo se manifiestan en nuestra salud física y emocional, y cómo a través del Tai-Chi podemos sanar su energía.


La Madera es como la primavera. La madera es el elemento que genera crecimiento, es una energía que se expande. En nuestro cuerpo se refleja en el hígado y en la vesícula biliar. Está relacionado también con la vista, con los ojos y con los músculos. El hígado junto a la vesícula biliar impulsa esa energía poderosa de la voluntad, es gracias a esa energía que nos impulsamos a actuar frente a la vida. En cuanto a las emociones, está relacionada con el sentimiento de la ira.


Para fortalecer el reino de la madera con el Tai-Chi, estiramos los músculos y tendones, con movimientos amplios, fluidos, y seguros.


El Agua tiene que ver con los líquidos, con la energía que va hacia abajo como el movimiento de los ríos. Está conectada con los riñones, las orejas, el oído, y con los tejidos de los huesos. Tiene relación con el miedo, la desesperanza, la pérdida de fe, y la desgracia, cuando hay un exceso de estas emociones los riñones se perjudican. Lo ideal es siempre mantenernos en su emoción positiva que es la bondad.


En Tai-Chi realizamos pasos como los de un gato, suaves, precisos, seguros y equilibrados. Cada vez que hacemos cualquier patada o giro nos permite sentirnos equilibrados y soltar esos miedos.



El Fuego está relacionado con la energía que va hacia arriba, como el movimiento de una fogata. En el cuerpo humano se relaciona con los vasos sanguíneos, el intestino delgado y el corazón, el cual está gobernado por la fuerza del decir. Para todas las civilizaciones antiguas la sede de la mente está en el corazón, por lo tanto, el corazón gobierna todas las emociones y pensamientos. La emoción principal del fuego es la alegría, acompañada por el amor y la paz. Maneja una emoción negativa que es la crueldad.


El reino Fuego lo trabajamos en Tai-Chi durante la preparación, en el momento en que nos sentimos tranquilos y conectados.


El Metal está relacionada con el viento y el aire, es una energía que se condensa. En el cuerpo se representa en los pulmones, en el intestino grueso, la nariz, los tejidos de la piel y el cabello. Ahí es la sede la tristeza, la nostalgia o la depresión. El metal entonces en lo positivo está relacionado con la valentía, pero si perdemos esa virtud pues caemos en la depresión, una añoranza, una melancolía, un sentido de soledad y compulsión que no lleva ese estado depresivo.


En Tai-Chi para equilibrar este reino realizamos una respiración conciente usando el diafragma, realizamos movimientos precisos, por ejemplo, moviendo las manos como las nubes.



La Tierra es el elemento neutro, es la energía que contiene, y está relacionada con el estómago. El estómago es el órgano central que digiere, metaboliza, transforma, como la tierra. También se relaciona con el baso páncreas, la boca, la red linfática y los tejidos de los músculos. Frente a las emociones, el anhelo, la preocupación, la obsesión, y la ansiedad lastiman a este elemento y por consiguiente a sus órganos. La emoción positiva sería la reflexión y la síntesis. El elemento tierra busca la justicia y la benevolencia.


Cuando realizamos Tai-Chi con el elemento Tierra, entonces movemos la cintura , realizamos cambio de postura, y realizamos giros.


Cada elemento busca el equilibrio dinámico del ser humano. Y para conseguir esto cada elemento depende de otro elemento para mantener ese equilibrio. La madera alimenta al fuego, el fuego produce tierra, la tierra genera metal, el metal produce agua, y el agua alimenta a la madera. Es por eso por lo que, si uno se lastima puede llegar lastimar a los demás.