EL YING & YANG EN EL TAI-CHI



Yin y yang se refiere a la manifestación de dos polaridades. Para los chinos, los dos son opuestos complementarios porque uno se transforma en el otro, y se necesitan entre sí para estar en armonía.


En el ser humano, el Yang es la parte externa del cuerpo es decir los huesos y los músculos. Mientras que el Ying son todos los órganos internos, la mente y la energía espiritual.


A través de la meditación y el autoconocimiento trabajamos el Ying. Hay dos meditaciones, una que es analítica y una contemplativa. Realizamos meditación analítica, cuando explicamos un tema o sacamos conceptos. La contemplativa es cuando observamos un paisaje.






Para oriente es muy importante los pensamientos, ya que son la causa de lo que somos. Entonces cuando realizamos actividades de contemplación como el Tai-Chi, podemos prestar atención a la mente, al hacer esto podemos visualizarla y determinar cómo se encuentra. Otra actividad muy útil es la meditación, ya que a través de ella eres consiente de tus pensamientos y la forma en que te estás hablando continuamente.


Por otro lado, el Yang es el movimiento, es la capacidad de superar todas nuestras limitaciones. Él manifiesta todos nuestros pensamientos a través de nuestras acciones y es el encargado de transmutar las creencias. Entonces, cuando eres capaz de determinar tus pensamientos negativos y limitantes a través del Tai-Chi, el Yang se puede corregir a través de hábitos que tu te impongas durante 21 días.




Cuando se realiza Tai-Chi, representamos el Ying a través del diálogo que entablamos sobre la teoría y el para qué de cada movimiento de esta práctica. Cuando realizamos esto las personas empiezan a relacionar la información con su propia vida generando múltiples recuerdos.


En el momento de realizar esta práctica china, podemos observar cómo nuestro cuerpo está desnivelado con cada movimiento que se realiza. Pero a medida que practicamos más esta actividad logramos que la mente se tranquilice mejorando la postura corporal.

21 views