La meditación como herramienta de prevención



La meditación es una práctica que está enfocada en el entrenamiento mental para desarrollar la capacidad de controlar las emociones y mejorar la percepción de la realidad. Esta disciplina puede ser una herramienta de prevención de trastornos cognitivos con la edad.


Meditar es algo que requiere concentración y tranquilidad. Regularmente se realiza en una posición cómoda, sentado o acostado, y su duración varía dependiendo la rutina; lo recomendable es empezar con rutinas cortas y aumentar su duración a medida que se vaya fortaleciendo la capacidad de concentración.


Existen dos técnicas para meditar: la Meditación de Conciencia Plena y la Meditación Trascendental. La Meditación de Conciencia Plena fortalece el equilibrio de emociones a través de la regulación emocional teniendo mayor conciencia sobre nuestras emociones de forma intencional. Por otro lado, la Meditación Trascendental tiene como objetivo la concentración en un mantra o sonido para lograr la relajación total del cuerpo.


En la meditación es importante:

  • Buscar un lugar tranquilo para realizar la meditación.

  • Utilizar ropa cómoda para evitar distracciones durante la práctica.

  • Concentrar tu atención en respirar adecuadamente, sin prisas.

  • Evitar sentimientos de frustración al no lograr concentrarte; la meditación requiere constancia y disciplina.

  • Crear una rutina de 5 minutos y aumentar progresivamente la duración cada día.


Para realizar una meditación exitosa con el adulto mayor, te recomendamos contar con el apoyo de un profesional para garantizar la atención del mismo en la actividad.


En Pura Vida cuidamos a los que amas mejorando sus actividades cotidianas, estado físico y cognición a través de nuestras terapias alternativas.


Conoce todos nuestros servicios para el cuidado del adulto mayor aquí.