La alimentación en personas con trastornos neurocognitivos

Updated: Sep 8


Uno de los síntomas comunes del Alzheimer es presentar dificultades a la hora de comer, ya sea por disminución del apetito, problemas dentales, entre otros. Estos problemas llevan a la pérdida de peso y en casos más graves a la desnutrición. Centrándonos en ese tema, te brindamos algunos tips para garantizar el bienestar de la persona.




Antes


Identifica el problema


El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que tiene distintas fases, en cada una de ellas encontramos distintos problemas a la hora de comer; lo primordial es identificar cuál es la causa de estos problemas para tratarlos. La confusión propia del Alzheimer representa un obstáculo, pues en muchas ocasiones los pacientes pierden la noción del tiempo/espacio y creen que ya han consumido sus alimentos. Otro factor que influye es el entorno; por ejemplo, si se presenta ruido excesivo o hay un aspecto que resulte propenso a la distracción. Este padecimiento, como otros tipos de demencia, afecta la salud oral de los pacientes, provocando sensibilidad dental, inflamación de encías, llagas bucales, resequedad, entre otras. Es por eso que las visitas al odontólogo y llevar una buena higiene dental debe ser una prioridad.


Debes prestar atención a cuando la persona presenta dificultad para deglutir. Si notas que presenta tos al comer, es necesario una valoración y terapia por fonoaudiología.


Planea un menú


Para pacientes con Alzheimer los nutricionistas recomiendan una dieta variada rica en proteínas de calidad, granos, frutas, verduras, y cereales integrales. Otro aspecto importante es la presentación de dichos platos para garantizar la autonomía de la persona el mayor tiempo posible. Preparar comidas que se puedan comer con las manos facilitará el consumo de los mismas; pueden ser alimentos cortados en trozos tales como: sándwiches, frutas, pasteles y croquetas.

Otro consejo es evitar alimentos con espinas, huesos pequeños, semillas o frutos secos con los que el paciente pueda asfixiarse. Si se encuentra en una etapa de la enfermedad más avanzada, te recomendamos contar con la supervisión de un nutricionista o fonoaudiólogo para hacer el cambio en la dieta correctamente.






Durante


Ten paciencia y acompaña el proceso


Los pacientes con Alzheimer toman más tiempo para poder comer de forma adecuada, así que lo mejor es evitar las prisas, incluso podría resultar más eficiente preparar distintas comidas pequeñas y suministrarlas durante el día. Sigue atento estos consejos:


  • Es de gran beneficio que la persona en medida de lo posible se alimente sentado en la mesa y en familia.

  • Presta mucha atención en la postura y si es necesario incluye un cojín.

  • Conocer los gustos de la persona permitirá hacer el proceso de alimentación más amigable, ya que algunas personas no inician a comer hasta no tener todos los elementos que dentro de su historia de vida aprendieron.

  • Suministra el cubierto con el que menos se le dificulte comer tal como una cuchara.

  • Evita los platos planos, vasos o copas delgadas, manteles y vajilla con exceso de color o diseños pues esto podría llegar a confundir a la persona.

  • Te aconsejamos servir un plato a la vez para evitar que la persona se confunda al ver muchos elementos en la mesa.


Ten en cuenta que la alimentación en personas con Alzheimer y otras demencias es un proceso que debemos acompañar con mucho amor. Para garantizar la correcta alimentación del adulto mayor con Alzheimer es imprescindible contar con la ayuda de un especialista que controle su peso y nutrición 💙.


Conoce todos nuestros servicios para el cuidado del adulto mayor aquí.


11 views