INFECCIÓN POR VÍAS URINARIAS


Hay varias infecciones que se pueden presentar en un adulto mayor. Una de ellas son las infecciones de Vías Urinarias, las cuales se presentan por la presencia de microorganismos patógenos en la orina que se muestran en la uretra, vejiga o riñón. ¿Pero qué causa esta afección, cuáles son sus síntomas y su posible tratamiento?


CAUSAS


La mayoría de estas infecciones son causadas por bacterias que ingresan a la uretra y luego a la vejiga. La infección se desarrolla con mayor frecuencia en esta última, pero puede propagarse a los riñones. La mayoría de las veces, el cuerpo puede librarse de estas bacterias.

Existen otros factores de riesgo que aumentan la posibilidad de tener este tipo de infección como:

  1. Diabetes

  2. Menopausia

  3. Edad avanzada y enfermedades que afectan los hábitos de cuidados personales (como enfermedad de Alzheimer y delirio).

  4. Problemas para vaciar completamente la vejiga.

  5. Incontinencia intestinal.

  6. Próstata agrandada, uretra estrecha o cualquier otro factor que bloquee el flujo de orina.

  7. Permanecer inmóvil por un período de tiempo largo.

Cabe destacar que las mujeres tienden a contraerlas con más frecuencia debido a que su uretra es más corta, y está más cerca del ano que en los hombres.


SÍNTOMAS


Los síntomas pueden variar dependiendo del lugar donde se encuentre la infección.


Vejiga (Cistitis)

  1. Necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual.

  2. Dolor o malestar al orinar.

  3. Dolor en el abdomen bajo.

  4. Orina turbia, maloliente o con sangre.

  5. Sentirse generalmente mal, adolorido y cansado.

Riñones o uréteres pueden presentarse los síntomas anteriormente descritos más:

  1. Fiebre de 38 grados centígrados o más.

  2. Dolor en los costados o la espalda

  3. Escalofríos

  4. Sentirse y estar muy enfermo

  5. Confusión

  6. Agitación o inquietud

Para el caso de los adultos y adultos mayores con algún tipo de Alteración Neurocognitiva, estos síntomas no son de fácil identificación debido al avance propio de su enfermedad, por lo tanto los cuidadores deben estar muy pendientes de los cambios de comportamiento y de ánimo, o los cambios en las características de la orina, ya que estos suelen cursar sin presentar si quiera alteración alguna en los signos vitales .


TRATAMIENTO


En la mayoría de los casos, se deberá tomar antibióticos que serán recetados por el médico tratante de la persona.

Otro tipo de tratamiento diferente al mencionado seria aumentar ingesta de agua y realizar una adecuada higiene genital. Adicionalmente, algunas personas que tienen Infecciones de Vías Urinarias que son recurrentes pueden necesitar antibióticos más fuertes o tomar medicamento por más tiempo.