CONSEJOS PARA HACER DEL BAÑO UN MOMENTO AGRADABLE



Uno de los retos a la hora de cuidar a un adulto mayor con Demencia es la hora del baño. Durante esta actividad, en ocasiones presenciamos cambios de comportamiento y de humor que dificultan la actividad. Pero ¿por qué ocurren? Alguna de las causas de la agresividad y la agitación de la persona es debido al sentimiento de vergüenza al estar desnudos, le tienen miedo al agua por algún accidente anterior como una caída, le duele bañarse a causa de una artritis o debido a que su piel está muy delgada, se sienten fatigados y frágiles, o se les dificulte entender qué está pasando a causa de su pérdida de memoria y deterioro cognitivo.


A continuación, te vamos a dar unos pequeños consejos para hacer de está actividad un momento mucho mas agradable para ti y para la persona. ¡Comencemos!


Es importante acondicionar el baño para una persona con demencia. Entre las cosas que debe tener este espacio es: un tapete de goma, barras de seguridad, una silla de ducha resistente acolchonada con toalla y con soporte para los pies, y un cabezal de ducha manual para mayor practicidad.



Antes de bañarlo es significativo dejar todo listo preparado. Entonces, alista siempre con antelación las toallitas húmedas, el jabón líquido y las toallas. Asegúrate siempre de que el baño esté con temperatura cálido y bien iluminado, revisa que la temperatura del agua sea tibia y que salga con suavidad. Adicionalmente deja una música suave para a relajar a la persona.


Es importante nunca discutir la necesidad de ir a bañarse con la persona, siempre se gentil y empalícale lo que vas a hacer paso a paso.


En el momento del baño, es primordial que te enfoques en la persona y no en la tarea. Trata de entregarle a la persona la mayor independencia alentándolo a realizar acciones durante el baño, esto ayudará a que se sienta en control de la situación y se sienta tranquilo, pero a la vez siempre debes estar listo para asistirlo.



Empieza por colocarle una toalla grande sobre los hombros o en el regazo, eso lo va a ayudar a sentirse menos expuesto, luego usa una toallita húmeda para limpiarlo. En el momento de lavarle la cabeza hay que tener una toallita lista para cubrir los ojos para evitar picadura por el shampoo. Háblale con alegría para distraerlo mientras lo bañas.


Al finalizar sécalo en vez de frotarlo con la toalla, usa hisopos de algodón para secar los interdigitales de los pies y manos, y aplica una loción de su agrado para mantener la piel suave. Finalmente ayúdalo a vestirse.


Para hacer del baño un momento más agradable para él y para ti no hay una respuesta única, porque cada persona es distinta y sus reacciones pueden estar siendo generadas por diferentes causas, lo único que podemos hacer es probar diferentes alternativas hasta que algo nos sirva.